martes, 10 de junio de 2014

COLUMNA

Hurtopista…Para los oficiosos y queda bien, aplauden que otro año más estará el descuento del 50 por  ciento, cuando en realidad la Autopista del Sol, es un hurto para los usuarios, es un desastre desde que fue construida hace 25 años, partiendo del estado de Morelos hasta Acapulco, valdría agradecerle al “Copetes” que así lo dejara permanentemente.


Desde Europa, en donde el presidente de México, el priísta Enrique Peña Nieto, realiza una gira de trabajo por el extranjero, anunció que hasta el 30 de junio del 2015, estará  vigente el descuento del 50 por ciento en el peaje de la Autopista del Sol, seguramente esa decisión la tomó desde el “aire”, al ver que en aquellos países hay verdaderas y amplias autopistas, con un peaje por muy debajo de lo que se está cobrando en Guerrero. Desde luego que no recorrió aquellas autopistas, sino que las vio desde su avión presidencial, y sin temor a equivocarnos, habría dicho en sus adentros, bueno, si Guerrero está jodido desde toda su historia, y rematado por el huracán “Ingrid” y la tormenta “Manuel”, pues no hay de otra que esa desastrosa Autopista del Sol, debe mantener siquiera por un año el cobro de la cuota en un 50 por ciento, pues es su decisión unilateral porque la misma Constitución de la República se lo faculta,  en todo caso debió aprovechar el pretexto para establecer una nueva tarifa y de manera permanente, para estar a nivel con el resto de las Autopistas de México.  Con este anuncio desde el extranjero, nos da la impresión de que fue muy observador aunque sea desde el “aire” de que allá hay mejores vías de comunicación de paga, en tanto en México y específicamente en Guerrero, la pomposa llamada “Autopista del Sol”, es un soberano desastre desde que se construyó hace 25 años, por cierto, se inició a construir el 30 de agosto de 1989 y se terminó en 1993, desde entonces no se ha terminado, porque todo el tiempo está en reparación, ahora se incrementaron los daños después de que pasó el par de meteoros—13,14, 15, 16 y 17—en el mes de septiembre del 2013.  De acuerdo a la información que captó nuestro equipo de investigaciones especiales, nos indican oficialmente“En cumplimiento de la instrucción del Presidente Enrique Peña Nieto, las secretarías de Hacienda y Crédito Público, y de Comunicaciones y Transportes instrumentaron la ampliación del plazo de vigencia del descuento del 50 por ciento en la autopista Cuernavaca-Acapulco, hasta el 30 de junio de 2015”. El argumento de esto, dice: “La medida tiene como objetivo apoyar el proceso de recuperación de los municipios que se vieron afectados por los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel”, así como para impulsar el turismo y el desarrollo en la entidad”. La extensión del periodo de vigencia del descuento por un año permite sostener en 201 pesos el cobro por el tránsito por la autopista Cuernavaca-Acapulco. En este recorrido se cruzan las casetas Alpuyeca cuya cuota para vehículos es de 30 pesos; Paso Morelos, con costo de 63 pesos; Palo Blanco, con tarifa de 58 pesos y, finalmente, La Venta, de 50 pesos.  Para “consuelo” de los guerrerenses, y para regocijo de los políticos arrabaleros y aplaudidores, se concatena con la aseveración oficial de que con“Esta determinación se suma a todas las medidas que el Gobierno Federal ha tomado para apoyar a los guerrerenses”.  Sin embargo quienes hemos tenido la oportunidad de transitar la Autopista del Sol desde los límites del estado de Morelos hasta el puerto de Acapulco, podemos sostener que definitivamente es un camino totalmente peligroso, hay muchos derrumbes, baches, más que eso, hoyancos o cráteres. Eso constituye un peligro constante para los usuarios tanto del estado como los visitantes, entonces creemos que la decisión del presidente nacional priísta Enrique Peña Nieto, no es para aplaudirse, si no que el mismo reconoce que es una obra fraudulenta, y es un robo para la gente estarle cobrando excesivas cuotas de peaje. En todo caso reconocerle que tuvo el valor suficiente de que sus antecesores presidentes de la república mexicana, entre ellos Carlos Salinas de Gortari, hizo una obra sin planeación, y después los otros, pares, no se ocuparon, ni preocuparon, por invertirle responsablemente un buen presupuesto para que se reconstruyera en su totalidad de los más de 400 kilómetros. Es preferible transitar por la carretera federal con más seguridad y sin pagar ni un peso, además de que está en inmemorables condiciones, porque no hay el riesgo de caer en grandes hoyancos como sucede en la de cuota. Más que aplaudirle la medida, debería exigírsele  que mediante decreto o acuerdo, en definitiva el peaje de la Autopista del Sol tiene que sufrir un  rebaja importante para que se quede de manera permanente por un bueno tiempo. Los usuarios de “Hurtopista”, no nos van a dejar mentir de que pagar y transitarla, es un constante peligro, además los seguros no se pagan por los accidentes, todo porque hay una red de complicidad y corrupción entre las empresas aseguradoras y las autoridades de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), prácticamente se deslindan o le dan muchas vueltas a los afectados, para desesperarlos y no paguen con puntualidad los daños. Los políticos que hoy en día, principalmente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en lugar de estar festinando, debieran hacer conciencia al mandatario que está obligado moral y políticamente bajar el costo del peaje, y no solamente prolongarlo desde ahora y hasta el 30 de junio del 2015, pues eso no ayuda mucho, ni resuelve a la economía permanente de los surianos y visitantes, sin embargo a decir de los empresarios turísticos ha servido para mejorar la presencia de más turismo en el puerto de Acapulco, en periodos vacacionales y fines de semana. Sin esto fuera cierto, entonces, creemos que es más que necesario que el presidente de México, en lugar de autorizar un aplazamiento, debiera decretar bajar el costo del peaje, porque siendo honestos es un verdadero fraude y robo a la economía de quienes se atreves utilizar la convertida en “Hurtopista del Sol”, porque el nombre de “Autopista del Sol”, tiene un amplio concepto paradisiaco, pero no se cumple al estar en estado desastrozo. Habría que recordar que su  construcción comenzó el 30 de agosto de 1989, se concluyó en 1993 y finalmente la inauguraron ese mismo año el entonces presidente de México Carlos Salinas de Gortari y el entonces gobernador del estado de Guerrero José Francisco Ruiz Massieu.La ejecución de la megaobra se llevó a cabo con fondos privados y el concurso de constructoras particulares, y se concesionó al Grupo Mexicano de Desarrollo, con una inversión estimada en 1.7 billones de pesos.Forma parte del conjunto de caminos y puentes del Fideicomiso de Apoyo para el Rescate de Autopistas de Cuota (FARAC), y es una de las obras carreteras rescatadas por el Gobierno Federal en 1997 (decreto del 27 de agosto). Actualmente la autopista se encuentra bajo administración directa de la inversión privada con un convenio para su operación por 20 años hasta ser entregada de nuevo al gobierno federal. Esto se hizo mediante un contrato de prestación de servicios con el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) y se entregó a Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe) el 14 de septiembre de 1998. Debido a la orografía y a las condiciones climáticas propias de la región, se han presentado derrumbes a lo largo de la carretera, principalmente en los periodos de lluvia. Esto provoca que existan acciones permanentes de mantenimiento. Capufe trabaja en corregir las deficiencias de origen en la construcción de esta autopista, principalmente en las pendientes de los taludes. Aunado a esto, el 25 de junio de 2007 Capufe notificó a la empresa Gutsa, encargada de la rehabilitación de 59.7 kilómetros del tramo (del km. 136 al 155 y del km. 182 al 222), el inicio de un proceso de rescisión del contrato respectivo, debido al incumplimiento en la ejecución de las obras de rehabilitación. Estos trabajos, con un costo original de 335.19 millones de pesos y un tiempo de ejecución de 270 días, llevaban más de 1,200 días de retraso, es decir, apenas un avance superior al 30 por ciento, por lo que la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) y Capufe reiniciaron inmediatamente la construcción de las obras inconclusas en este tramo. Las lluvias del huracán “Ingrid” y la tormenta tropical “Manuel” que afectaron al estado de Guerrero los días 14, 15 y 16 de septiembre de 2013 provocaron daños en 20 tramos entre Chilpancingo y Acapulco, por lo que permaneció cerrada totalmente a la circulación vehicular entre el 15 y 20 de septiembre de 2013.3 El tramo Cuernavaca - Chilpancingo estuvo cerrado por algunas horas desde la noche del 15 de septiembre, tras haberse registrado ocho derrumbes, los más severos en los kilómetros 180, 190 y 253. El tramo fue reabierto al siguiente día por la tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers