lunes, 8 de febrero de 2016

COLUMNA

Resquicio

Hipólito Marbán


“EL REGISTRO PÚBLICO A MODERNZARSE Y LA EVALUCIÓN GUBERNAMENTAL A CIEN DIAS”
Una vez que Lenin Carbajal Cabrera asumiera la titularidad General del Registro Público de la Propiedad y del Comercio, el seis de noviembre del año pasado reactivando funciones del área registral dando certeza jurídica al patrimonio de los guerrerenses y de aquellos que tengan interés legal contra actos de terceros, donde se ha reunido con comisarios, líderes sociales, notarios, del cual se ha comprometido Lenin Carbajal a modernizar el RPPC,  la implementación de Tecnologías de la información, a favor de la ciudadanía, hoy por hoy a cien días del nuevo gobierno estatal,
parece indicar que con Carbajal Cabrera al frente del RPPC empieza a caminar…Como mera coincidencia los cien días de gobierno que encabeza Héctor Antonio Astudillo Flores al frente del Poder Ejecutivo en Guerrero, pero hace un año exactamente el hoy gobernador fue declarado candidato oficial del Partido Revolucionario Institucional en la explanada del Comité Directivo Estatal, al saberse que el priista había ganado las elecciones constitucionales, la clase política comentaba que Astudillo Flores, se había sacado la rifa del tigre, un Estado con una clara descomposición social, acontecimientos violentos, con desapariciones y levantones de estudiantes normalistas de Ayotzinapa, así como los otros desaparecidos de Chilapa, una procuración de justicia sin procurar, la proliferación anticonstitucional de grupos armados autollamados comunitarios auto entendiendo a conveniencia la ley 701, el tigre violento de Guerrero necesita domador, comentar cien días de gobierno astudillista, para cómo se recibe el Estado, no se esperaba mucho, más sin embargo, un gobierno que empezó con una deuda heredada de más de 18,400 millones de pesos, la gestión del nuevo gobernante, se ha traducido que en cien días, se logró pagar con gran puntualidad haberes de trabajadores incluyendo aguinaldos, la atención de grupos vulnerables, así como a grupos sociales de los llamados “radicales” apoyó a la universidad de Guerrero, que ni el mismo gobernador interino Rogelio Ortega pudo ayudar a su alma mater, como el la llama, en 365 días de interinado la universidad de Guerrero, no obtuvo el respaldo como lo ha recibido de parte de Astudillo en al menos cien días de balance, las posibles huelgas del colegio de Bachilleres no se conjuraron, el llamado bono sexenal, que aunque no correspondía al nuevo gobierno entrante, se dio dicho bono, incluyendo a los propios trabajadores de los derechos humanos, quienes se mantenían en huelga y no recibían quejas de la ciudadanía, en cien días no han existido bloqueos de vías de comunicación de grupos antagónicos trascendentales, el nuevo gobierno astudillista, recibió un Estado agitado con grandes problemas pendientes por resolverse, los foros en toda la geografía del Estado, se recabó el sentir de los guerrerenses para poder planear con responsabilidad las necesidades de las regiones de acuerdo a sus características, las críticas a estos foros y a los cien días del gobierno priista de Astudillo Flores, más que lastimeras, han servido como parámetro de lo que quiere y necesita Guerrero, solo que algunos “críticos” olvidan que los problemas no se generaron en estos cien días de evaluación gubernamental, el combate a la inseguridad que aqueja a los guerrerenses, Astudillo Flores ha gestionado la puntualidad coordinada de la fuerza estatal con la de la federación, que sin duda en cuanto a su combate, es necesario y urgente que los alcaldes retomen su responsabilidad como primer escalón de gobierno y gobernado, en cuanto a la prevención del delito, y no como lo comentara el presidente de la República Enrique Peña Nieto, los alcaldes no deben de nadar de a muertito, ósea que no toda la responsabilidad se la echen cómodamente a la federación y al Estado, en cien días de gobierno Astudillo Flores, ha actuado con responsabilidad buscando que los programas sociales lleguen y no se desvíen, existen obstáculos que se resisten a que las cosas no son del año pasado, los vicios de anteriores administraciones se reúsan a darse cuenta que este es un nuevo gobierno, con políticas del bien común y no para unos cuantos, los jaloneos aún están, pero todo sea para el bien de Guerrero, porque en cien días de gobierno vemos la inclusión de perspectivas diferentes de pensar y actuar, y en cien días de gobierno se aprecia que en Guerrero, se reordenara la administración pública y la redefinición de programas y acciones de gobierno.… veremos.

2 comentarios:

Muchas gracias por leer La Crónica, Vespertino de Chilpancingo, Realice su comentario.

Followers