martes, 20 de junio de 2017

ARTÍCULO

Dignidad en medio de vientos de
 la libertad de prensa en 22 años
Felipe Zurita
Ya son 22 años. Que rápido se ha ido el tiempo millones de letras y trillones de puntos y comas escritas y que decir de frases que han formado ideas y estas se han hecho denuncias públicas. Denuncias que han molestado a quienes detentan el poder desde el frio sillón de sus oficinas. Mientras un pueblo con sed de un mejor futuro ha esperado que cambie todo y en esa ola de progreso se vean favorecidos. Seguimos aquí en espera de esos tiempos de igual de esperanza y anhelo o quizás de la utopía de un futuro mejor.  Las mejores plumas del género periodístico han nacido en los telares de papel que lleva por nombre La Crónica Vespertino de Chilpancingo.
 
Somos muchos los que hemos escrito, han sido ríos de tinta y bosques completos de papel los que han dado testimonio de los hechos violentos, de la crónica diaria de los políticos, de esa ambición desmedida de quienes desde el poder han construido esferas futuristas y que a través de la denuncia pública que hemos tenido se han logrado cambiar tan solo en muy raras ocasiones el  destinos de corrupción donde se malversan los recurso públicos. Hablamos con la dignidad que siempre hemos tenido, no hemos dejado de denunciar los hechos por muy fuertes que sean en contra incluso de un gobernador, de un alcalde, de un diputado o de aquellos políticos que atemorizan a los que piden solo justicia.
Hemos podido vivir con honestidad fuera de un presupuesto oficial, hemos hecho PRENSA LIBRE, con el deber de cada letra con el valor incansable de denunciar y hoy podemos decir con gran valor que somos un diario que puede demostrar que no necesita de grandes equipos de impresión solo  necesita “el corazón de un líder” quien ha sabido hacer escuela en jóvenes y aquellos nuevos talentos de la prensa.
Javier Francisco Reyes con su carácter fuerte, con la sonrisa amigable y abierto a las ideas de los nuevos tiempos, ha llevado sueño por 22 años con gran éxito. Quienes nos hemos alejado por algún tempo para buscar y aprender otros aspectos del periodismo  regresamos para escribir; encontramos nuestro espacio como si nunca nos hubiéramos ido en busca de esos aires nuevos. Hay mucho trabajo por hacer por el bien de Guerrero. Hay que dejar claro que no necesitamos de una dádiva, de un chayote o de un peso que nos tire el funcionario. Hemos escrito con los vientos de la libertad de prensa como lo hizo Altamirano desde su humilde trinchera. Aclaro no nos comparamos con el maestro y poeta Tixtleco. Somos seguidores de sus ideas de su claridad de pensamiento pero sobre todo de su deseo porque este Guerrero nuestro pueda mejorar con políticas honestas
Caminar entre las letras de La Crónica Vespertino de Chilpancingo, es como ir en la historia verdadera  de un estado que en ocasiones se convulsiona, arde en llamas. Somos en ocasiones la voz que no olvida que amartilla el pensamiento. Nuestro periodismo es historia para nuestros hijos, la libertad  se logra al escribir con dignidad. Llegamos a 22 años.  Y me atrevo a decir que somos los únicos que vendemos solo la pinta y nunca nuestra pluma ni nuestras ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers