viernes, 30 de junio de 2017

ARTÍCULO

Libertad para Elegir
Apolinar Castrejón Marino
Cierto día, Dios llamó a los reyes de los animales, y se presentó el león como rey de la selva, el búho como el rey de la sabiduría, y el halcón como rey de las aves de cacería. Una mamba negra dijo ser la reina de las serpientes, y el tiburón mandó un mensaje como rey de los mares, que no podía salir del agua para asistir a la reunión.
Al ver que no había cuórum suficiente, Dios dijo que todos los animales deberían tener un rey, y mandó que lo nombraran entre ellos. Los primeros en tratar de organizarse fueron los pájaros: el pavo real creyó que tenía mucha ventaja debido a su belleza, pero el jilguero le recordó que nadie cantaba mejor que él.
El avestruz se irguió y dio unos brincos con sus largas y poderosas patas para que vieran su superioridad; y así todos se prepararon para la elección. El día llegó, y los animales hicieron una pasarela general, y luego realizaron una etapa de talentos especiales.
Desde el principio llamó la atención un gran pájaro de plumaje maravilloso, que superaba al pavo real. En la demostración de talentos no quiso
cantar porque dijo que andaba un poco mal de la garganta, pero ofreció un gran espectáculo aéreo.
Voló demostrando su velocidad, la fuerza de sus alas, y la pericia al ganar gran altura, dejarse caer en picada y realizar un vuelo rasante. Estaba tan emocionado presumiendo sus atributos, que no se dio cuenta que sus plumas de iban cayendo.
Resulta que se había dedicado a robar de los nidos, las plumas que se les caían a las otras aves, y a juntar las que estaban por ahí tiradas, y se las pegó cuidadosamente sobre su plumaje negro. Era solo un cuervo, que quería ser rey, aunque sabía que no tenía un aspecto atractivo, y su voz era desagradable. Era ladrón, cobarde, y mentiroso, y creía que eso se necesitaba para ser rey.
¿Por qué hablamos de estas estrategias y competencias? Pues porque vamos a compararlas con las estrategias políticas para que los ciudadanos “elijan” a sus gobernantes. Empezaremos por la propaganda gubernamental que usted bien conoce:
En primer lugar nos aseguran que somos libres de elegir a nuestros gobernantes. Esto es una gran mentira porque al interior de los partidos políticos, hacen sus trastupijes para que algunos de ellos resulten beneficiados con las candidaturas a las presidencias municipales, a las gubernaturas, y a la presidencia de la república.
En estos días, todos vemos en las noticias de la televisión y en los periódicos, que hay una guerra a muerte entre los cabecillas, por agandallarse las más altas posiciones.
Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Rafael Moreno, Luis Ernesto Derbez, y otros 3 panistas de medio pelo, se encuentran enfrascados en una guerra de ofensas y trampas para “ganarse” la candidatura a la presidencia de la república ¿Quién cree que ganará? Pues el más tramposo, el que engañe al mayor número de sus correligionarios.
Rafael Moreno, se alcanzó la puntada de hacer un libro, si puede llamarse libro a un álbum familiar de fotografías. Y anda por ahí “presentando” su libro en foros públicos y a través de la televisión, aprovechando el viaje para deslizar su discurso como presidenciable.
Ricardo Anaya hace otro tanto como dirigente de su partido, realizando acuerdos, convenios y “placeándose” para acercarse a la tan deseada candidatura. A Margarita ya la besó el diablo, pero es la que más delira por la candidatura presidencial. Aunque la corren de todos lados, y le gritan insultos en su cara, ella en lo suyo.
Todos apuestan por la parodia del aforismo: “Entre los pitufos podemos pelearnos, pero nunca nos haremos daño”.
Osorio Chong, Manlio Saurio, Luis Videgaray, Marisela Ruiz, Cesar Camacho, y otra media docena de tricolores desteñidos andan afilando sus armas, para encajarle una puñalada trapera al que se descuide. Recordará usted que entre ellos han asesinado a candidatos y aspirantes: Colosio, José francisco Ruiz Massieu, Juan Camilo Mouriño, etc.
Del PRD y los “independientes”, ni vale la pena gastar el tiempo, los mexicanos ya están vacunados contra la fiebre amarilla. Morena, tiene su candidato desde antes que existiera.
Adelantándonos en el tiempo, hasta el momento que ya estén los candidatos, y que iniciarán la etapa de campañas para conseguir votos para la elección.
Diremos que seremos testigos una vez más de que el amor hacia los electores, es una enfermedad endémica que crece ante la proximidad de las elecciones. Y también podemos hablar de la aritmética electoral.
Los candidatos gana puntos según la cantidad de acarreados que logren movilizar, y además obtienen bonos adicionales por las fotografías que publiquen en los periódicos o en la televisión: 2 puntos abrazando a una viejecita pobre, 5 puntos cargando a un niño mocoso, y 3 puntos comiéndose unos tacos en el mercadito.
En realidad esto es muy engañoso, porque a chepina no le valió para nada calzarse un casco de ingeniero, ni sostener una patineta entre las manos, mientras hablaba con vagos patinadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers