martes, 27 de junio de 2017

COLUMNA

COSMOS
Héctor CONTRERAS ORGANISTA

LOS MEJORES PERIODISTAS DE GUERRERO NO NECESITAN SOMBRERO PARA SENTIRSE MACHOS NI IMPORTANTES:
-HOMENAJE A JUAN CERVANTES GÓMEZ Y EULALIO ESPINOSA MARMOLEJO, CALENTANOS SOBRESALIENTES

Si me permiten, les comentaré que hace muchos años, cuando con Juan Cervantes Gómez, corresponsal de El Universal, entrevistamos en San Martín de las Flores, municipio de Atoyac a la mamá de Lucio Cabañas, ya muy anciana y enferma y observamos que su pobreza intentaba combatírla vendiendo en una pequeña mesita dulces y a su lado, bajo su responsabilidad tenía y mantenía a una hija suya, presa de alguna deficiencia mental, al despedirnos de la humilde señora el primero que tomó camino fue el hijo de Juan, luego su servidor y al último el valioso y distinguido periodista.
Voltee y vi que no caminaba tras de mí, sino que en ese momento entregaba a la mamá de Lucio Cabañas un rollito de billetes y se despedía amablemente de la señora.
Muy conmovido por observar una escena de tal magnitud con un detalle suyo muy humano, guardé
respetuoso silencio y no comenté nada del asunto en el trayecto a Chilpancingo.
Cuando me tocó redactar nuestro viaje y entrevista, narré y publiqué lo que ahora comento a ustedes, igual que entonces, muy emocionado por observar que un periodista, mucho muy lejos de andar presumiendo en los cafés que lo es y hace gala de soberbia y endiosamiento como si fuera un extraterreste, puede ser tan humano y humilde como en su momento lo pudo ser Juan Cervantes Gómez.
El 24 de junio de 2017, fue cumpleaños de Juan Cervantes Gómez.
Él, como Eulalio Espinosa Marmolejo, son de origen calentano, y son los dos únicos periodistas nacidos en esa región que conozco, que no necesitan hacer uso del sombrero de Tlapehuala, para sentirse machos ni muy hombres.
El no hacer uso chocante y protagónico del sombrero, no demerita su cuna.
Su valer como hombres y periodistas inteligentes lo demuestran en su larga y plausible trayectoria con humildad, como lo hizo Juan Cervantes Gómez, con la madre del guerrillero Lucio Cabañas Barrientos, allá, en su modesto hogar cobijado por las estribaciones de la Sierra de Guerrero donde luchó y murió su hijo.
A mis dos compañeros periodistas los respeto y los admiro, y para mí, desde hace muchos años, son los mejores periodistas de Guerrero.
Un abrazo a ellos. Y este es mi modesto homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers