martes, 13 de junio de 2017

NOTA

Héctor no tiene santo, pero
Antonio si, aquí me felicitan
Javier Francisco Reyes.—“Solo aquí me felicitan, por eso vengo cada año”...minutos después públicamente dijo Héctor no tiene santo, pero Antonio  sí, carcajadas y aplausos para el ex vecino del barrio, ahora gobernador de Guerrero.
¿Mi Chucho cómo estás?, bien señor gobernador, contestó Jesús Tejeda Vargas, conocido empresario, pero minutos antes uno de sus auxiliares le entregó  al del santo, una botella de mezcal que brindara. Era el regalo por su Santo.
Era el gobernador del estado el priista, Héctor Antonio Astudillo Flores, quien siguió caminando hacia la explanada en donde ya estaban dos hileras de mesas y sus sillas, esperando a los comensales.
Era un alud de saludos para Héctor Antonio, se le veía relajado,
como si el sacerdote de la parroquia de San Antonio hoy martes lo hubiera exorcizado en su mañanera homilía, pues anoche se durmió con dos problemas a resolver, pero este día se amaneció con cinco atender.
¿¡Hola como estás!? en un atropellado encuentro entre la gente que se arremolinaba en su entorno tratándolo de felicitar, en un reducido pasillo y con un apretón de manos como saludo mañanero a este reportero, cuando salía de la misa  celebrada en la iglesia en honor al santo patrono San Antonio de Padua.
Como viejos amigos, ¿por la edad? Astudillo Flores le echó mano al hombro al que esto escribe, entonces aprovechó el instante para felicitarlo por su Santo, entonces con buen humor contestó, “vengo todos los años, porque solo aquí me felicitan”, y se echó una carcajada.
Luego se le preguntó cómo va su gobierno, la respuesta fue “hay va, ya vez, dándole”, al tiempo que un vecino interrumpe el breve diálogo y se aleja y lo saludan otros más y le presentan escritos de petición.
Siguió caminando, hasta llegar a una larga fila de mesas colocadas bajo un toldo, en su espalda del mandatario estaba colgados nuevos petates a manera de cortina.
Los saludos, felicitaciones y porras por el santo Antonio gobernador. Le dio la bienvenida el presidente del barrio de San Antonio Francisco Ramírez Ramos, anunció que haría uso de la palabra y le cedió un micrófono inalámbrico.
Aprovechó el momento para recordó una anécdota, que hace algún tiempo un amigo de nombre Adolfo, le hicieron lo mismo, en un evento, que hablara, entonces contestó ¿Yo porque?
Las prolongadas carcajadas del respetable, en tanto masticaba un pedazo de tostada. Para comenzar,  saludó y felicitó a todos los presentes, luego recordó que en este barrio vivieron sus padres cerca de la plazoleta, ahora la casa está ocupada por un negocio.
Públicamente dijo que Héctor no tenía santo, pero si Antonio, entonces hoy lo festejaba con los vecinos del barrio de San Antonio, además recordó que lleva el nombre de Antonio, porque nació en ese lugar.
Reveló más sobre su segundo nombre, que su papá—Antonio--presionaba a su mamá—Carmen--, de que el tercer hijo debería ser hombre, ya que tenía dos hermanas mayores. Entonces según le cuentan, que su progenitora iba todas las tardes a la iglesia de San Antonio a pedir que el próximo hijo fuera varón.
Cumplió el santo, y cuando nació, le pusieron Antonio, y por eso hoy y como todos los años lo celebra con los habitantes del barrio tlacololero con pozole y ahora que tiene la responsabilidad como gobernador lo sigue haciendo.
Al concluir su breve mensaje, el presidente del barrio de San Antonio Francisco Ramírez Ramos le obsequio una artesanía de un tlacololero, refrendando que el barrio es eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers