lunes, 5 de junio de 2017

NOTA

Era imposible y le quitamos
dinero a partidos políticos:KA
Juan Luis García Hernández.CIUDAD DE MEXICO.--El Congreso de Jalisco redujo las cuotas con las que se financiarán los partidos políticos a partir del 2018. #SinVotoNoHayDinero se traducirá en un pago de 47 pesos por voto, y no por personas en el padrón electoral, como funciona hasta hoy.
Jalisco tiene un padrón electoral de alrededor de 5 millones 700 mil votantes. Y antes de la Ley recientemente aprobada por el Congreso del Estado cada persona –por el simple hecho de contar con una credencial de elector– representaba 47 pesos para el presupuesto de los partidos políticos.
Pedro Kumamoto Aguilar asegura haber propuesto la iniciativa
#SinVotoNoHayDinero con el fin de que los políticos cumplan a mayor cabalidad su papel de representantes de los intereses colectivos.
El cambio en el modo de financiamiento reducirá en un 65 por ciento los ingresos de los partidos en años no electorales, y alrededor del 50 por ciento en los años electorales, afirmó el Diputado independiente de Jalisco.
Kumamoto Aguilar se ha caracterizado por presentar propuestas ciudadanas, y en una entrevista a SinEmbargo habla sobre los resultados que traerá el nuevo modelo de financiamiento.
—Diputado, usted en su calidad de independiente presentó esta propuesta. ¿No era para ellos tirarse un tiro en el pie?
—Lo que terminó sucediendo, quiero reconocer, es que los diferentes grupos parlamentarios aprobaron la iniciativa, específicamente el PRI y Movimiento Ciudadano, que son las mayorías en el Congreso. Pues construimos en conjunto. Es decir, se plantearon ideas de reducción a los partidos políticos de su presupuesto, relacionados con la votación válida emitida, como #SinVotoNoHayDinero”. Pero, también se tomaron medidas relacionadas a lo que tiene que ver con reducir los recursos que tienen los partidos políticos en años no electorales que tenía el PRI. Y también la lucha histórica que había dado Movimiento Ciudadano respecto a la reducción del financiamiento.
—Requirió de un amplio consenso…
—Yo lo que te puedo decir es que lo que logramos es algo que parecía impensable. Más que ver en qué somos distintos, o cómo se da la pelea electoral, lo que sucedió fue que se cambió a cómo podemos demostrar que sí se está cercano a la población y a sus demandas, y que se busca un cambio de lo que sucede en este país.
—Esta aprobación influirá en las candidaturas independientes. ¿O ha quedado totalmente aparte?
—Yo lo veo como algo completamente aparte. Creo yo que las candidaturas independientes definitivamente pueden ser utilizadas de manera muy positiva, pero también las habrá que respondan a poderes fácticos, a grupos de interés o, incluso, a los mismos grupos políticos, pero tratando de cambiar de rostro. Entonces, yo lo que diría es no generemos un romanticismo respecto a las candidaturas independientes. En todo caso hay que analizarlas como se debe y frente a las acciones que realicen.
—Ahora que habla de poderes fácticos, le pregunto: ¿no orillará esto a algunos partidos a buscar otras formas de financiamiento?
—Creo que no, porque el financiamiento que se entrega es un financiamiento que no se elimina completamente, sino que se reduce básicamente en un 60 por ciento. En los años no electorales se reduce en 65 por ciento. Y en los años electorales depende de los votos válidos emitidos, pero podríamos pensar que son algo así como el 50 por ciento. Entonces, creo que en ese sentido tenemos que buscar la manera para que los partidos se adapten. Tengan mucha más creatividad para mejorar sus campañas, sin que esto signifique más dinero.
—¿Qué papel jugó la ciudadanía en la aprobación de esta iniciativa?
—La ciudadanía jugó un papel fundamental. Fue importantísima para que pudiéramos llegar a la mesa de negociación, porque hay que pensarlo con toda honestidad, ¿qué puedo dar yo? Un voto. No, eso no es lo único que podemos dar. También podemos impulsar iniciativas que tienen como base el proyecto de la sociedad. Eso fue algo muy importante: que la sociedad nos diera su respaldo.
—¿Estarán ahora los partidos más obligados a incentivar a que la gente vote?
—Creo que más que el voto y la participación per se, creo que lo que busca es que exista un interés por parte de los partidos políticos para mejorar su calidad democrática, para cambiar los excesos que han tenido respecto a malas candidaturas, compra de votos, digamos todas cosas que hacen cotidianamente con la persona común.
—¿En el caso de los votos nulos seguirán al margen?
—No en este aso los votos nulos se cuantificarían como no válidos y reducirían la cantidad de recursos que recibirán los partidos políticos.
— ¿O sea un voto nulo será un castigo monetario?
— En este caso sí, yo lo que siempre he dicho, porque me tachan de anulista. Yo siempre he dicho que anular es una opción simbólica que se puede dar. Y antes los invitaría a que se postulen, a que participen, a que sean un candidato independiente y que rompan con la lógica de lo que hemos visto. Ellos dicen no me gustan como están las cosas, pero no me pongo a construir una alternativa. Creo que tenemos que romper con eso y se puede.
—Diputado, ¿por qué esto se aprueba en este momento y no antes?
—Pues a mí me hubiera encantado que fuera antes, pero precisamente porque estos eran nuestros días límites para sacar una reforma político electoral antes de que empiece el proceso electoral, con tres meses de antelación, que es lo que nos demandan las leyes.
—¿Este modelo ya funciona en otros países?
—Es un modelo que funciona en muchos países de América Latina, como Panamá, Colombia, Chile, Brasil. No es descabellado pensar que existe una exigencia de representatividad de los partidos políticos, y sobre todo que si no existe, entonces deben de haber consecuencias en una reducción de sus prerrogativas.
—Usted quedó conforme con las medidas para hacer los cálculos. Esto del 65 por ciento de los votos válidos emitidos (en la propuesta que comprende #SinVotoNoHayDinero) y del 20 por ciento de la Unidad de Medida de Actualización en un año no electoral.
—A mí me parece que es un muy buen primer paso. Obviamente tenemos que ir aprendiendo. Y yo lo que he dicho es que esta reforma tiene que aprender de los resultados que genere y, sobre todo, yo esto es lo que busco, que impulse la participación, y que se generen mejores candidaturas, y que se construya una cultura de representatividad, desarraigando la cultura del privilegio que permanece y permea.
—¿Por qué en el caso de Jalisco tenía que estar en la Constitución y no en una ley electoral?
—Precisamente porque es en la Constitución, en este artículo que se hizo la modificación, que es necesario modificar los conceptos los cuales se le entregan los recursos a los partidos políticos. Es precisamente, por eso y de paso modificamos el Código Electoral dicho sea de paso.
—Esto le da mayor permanencia entonces…
—Así es. Eso es lo que a mí me gustaría, que eventualmente quieran ponerse de acuerdo para subir los recursos, pues haya un control constitucional al respecto del tema.
—¿Qué tan replicable es esto a nivel federal?
—Es totalmente replicable a nivel federal y también a nivel estatal. Vamos a hacer todo lo posible para que los estados que no tienen elecciones en el 2018 puedan impulsar los cambios en sus constituciones locales.(sinembargo.mx).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers