lunes, 26 de junio de 2017

NOTA

Colecta para comprar nueva
campana de la Asunción aquí
Héctor Contreras Organista.--En la misa dominical de este día 25 de junio de 2017, el sacerdote que ofició invitó a los feligreses a cooperar para la adquisición de una nueva campana para la catedral de la Asunción, explicando que “la campana mayor” que data de 1749, “según consta bajo relieve”  está dañada –rajada- y hay que sustituirla.
Invita para que el domingo que viene, los feligreses aporten lo que gusten para comprar una nueva campana.
La petición de la iglesia se repite en el boletín número
031 (Año 4) fechado el 25 de junio de 2017, que obsequian en la misma catedral a los asistentes a la misa. Un párrafo que refiere al estado físico de la campana informa que “la campana tiene una edad de 268 años y presenta una seria fractura en la parte interior de la misma, lo que hace necesario su cambio lo antes posible”.
Nosotros, hace muchos años hicimos un reportaje sobre las campanas de la iglesia de la Asunción, cuando aún no era catedral e informamos sobre la campana de referencia, la que hacía muchos años que no se tocaba por lo delicado de su estado que presentaba desde unos cien años antes una cuarteadura por lo que el canónigo Agustín M. Díaz pidió a los católicos de Chilpancingo su aportación para adquirir una nueva campana, pero además pidió que quien pudiera aportar oro (aretes, anillos, esclavas, lo que se pudiera) lo hiciera.
Fue así que se logró que la campana mandada hacer por el padre Agustín tuviera el sonido que actualmente conserva aunque, por el crecimiento urbano de Chilpancingo, su sonido ya no se oye tan lejos, como antes, que según algunos vecinos “se oía hasta en Texcalco” y según don Abel Polito Rodríguez, quien sustituyó a don Marianito Luna, el viejo sacristán, “el sonido de la campana se escuchaba muy lejos del centro de la ciudad”.
La campana que ahora los sacerdotes pretenden sustituir, lo decimos con el debido respeto a ellos y a la feligresía, no es La campana mayor ni la que se usa para llamar a misa. La que está en uso desde 1949 es la que mandó elaborar el padre Agustín M. Díaz que, repetimos, tiene aleación de oro.
La que dicen que se fabricó en 1749, en realidad fue hecha en 1869. Hasta en la fecha se equivocaron.
Esa campana fue robada del patio de la sacristía, donde después se plantó el primer árbol del laurel de la india, en 1900. Unos hombres la subieron a una carreta y se la llevaron rumbo a Tixtla. L enterarse unos vecinos católicos de Chilpancingo, los alcanzaron cerca de Machohua, y se las arrebataron para devolverla a la iglesia de la sunción, donde estaba colgada de unos troncos porque todavía no había torres en la Asunción ni tampoco el añoso y poético árbol (Laurel de la India) al que le cantó en un bellísimo poema el bardo Lamberto Alarcón.
Lo que se llama “la campana mayor” de la ahora catedral de la Asunción, es una campana enorme que se encuentra colgada en l torre norte de la iglesia, mientras que la de 1789 conocida desde hace muchos años como “La Abuelita”  y que es la que según quieren cambiar por una nueva, está en la torre sur.
Y hay que aclarar que “la campana mayor” que por cierto obsequió don Timoteo Calvo, debería tocarse de acuerdo a la determinación que tomó el padre Agustín, solamente en las grandes celebraciones como la del 15 de agosto, el 1 de enero de cada año o cuando un sacerdote se orden, cosa que no se ha respetado.
No pretendemos aguarles la fiesta los señores curas de la Asunción. No. Dios nos libre.
Solamente en nuestro propósito como reporteros es que la campana que según pretenden cambiar, no se usa desde hace más de cien años.
Y no es, repetimos “la campana mayor” ni la que se usa diariamente para anunciar las celebraciones como tampoco es la fecha que anuncian como cundo “nació”, en 1749. Fue fundida en 1789 y, por si fuera poco, también les aclaramos que es un esquilón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers