lunes, 5 de junio de 2017

POLICRÓNICA

 Ejecución…Tras el asesinato de una persona en su propia casa que no tenía que ver con la violencia, por elementos de la policía “Fuerza Estatal”, se evidenció improvisación para el manejo de crisis en un enfrentamiento con supuesto delincuentes, por lo que el gobierno de Guerrero tendrá que reconocer ese criminal  error  y siembra de arma.

Sin duda, la falta de una verdadera preparación táctica de la policía “Fuerza Estatal”, por el nerviosismo ante los ataques de los criminales, tendrán que reconocer los altos mandos policiales que se cometió un lamentable error con la ejecución extrajudicial de un abogado litigante de Tixtla y lo peor, que le sembraron un rifle de alto poder de un supuesto maleante privado de la vida minutos antes. Al concluir la semana violenta vivida en Chilpancingo, y terminada en Tixtla, al perseguir a delincuentes, elementos de la policía “Fuerza Estatal” cometieron un error  a todas luces y no hay de otra que el mismo gobernador del estado, Héctor Antonio Astudillo Flores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que tendrá que reconocer, para que el problema no se le vaya de las manos y tendrá que pedir una disculpa pública e indemnizar a la familia de acuerdo a los aranceles internacionales. Si le gana la soberbia al mandatario y a su cuestionado secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes, tendrán consecuencias mayores, entonces antes de que le metan más ruido al caso, tienen que adelantar y reconocer públicamente que hubo una confusión en la que le costó la vida a una persona inocente y tendrán que deslindarse responsabilidades tomando en cuenta el mando que iba al frente del operativo y sus subordinados. Luego de vivirse una jornada violenta durante la semana anterior, ayer domingo por la tarde, concluyó y comenzó otra con saldo rojo. El gobierno del priista Héctor  Antonio Astudillo Flores informó que la Policía “Fuerza Estatal” “abatió a dos sicarios” ayer domingo por la tarde en Tixtla durante un enfrentamiento con civiles armados que se prolongó durante una hora. Habría que recordar que desde el año pasado, autoridades de los tres niveles y el Ejército han tolerado la confrontación que mantienen las bandas de Los Rojos y Los Ardillos por el control de este poblado de la región Centro de la entidad. En contraste, familiares informaron que una de las víctimas es el abogado y militante del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Eduardo Catarino Dircio, y denunciaron que su muerte fue “una ejecución extrajudicial”. El conocido litigante tixtleco se encontraba refugiado junto a su familia en su domicilio ubicado en la céntrica calle Insurgentes ante la balacera que se extendió por diferentes puntos del poblado de la tierra del general Vicente Ramón Guerrero Saldaña. Enseguida, los uniformados irrumpieron en la vivienda de Catarino Dircio y le dispararon sin mediar palabra frente a su esposa e hijos, y luego “le sembraron un arma”, indicaron con rabia e impotencia los familiares de la víctima. Sin ser peritos en criminalística, pero analizando un par de fotografías se ve pericialmente el arma bien acomodada, cuando es un combatiente el arma nunca queda así. Por su parte, el gobierno estatal difundió públicamente una fotografía donde Eduardo Catarino Dircio aparece tendido sobre el suelo con una camisa amarilla, pantalón gris, un brazo recostado en el abdomen y, sobre las piernas, un rifle AK-47 con un cargador abastecido para 100 cartuchos. Enseguida, el vocero de Seguridad del gobierno estatal, Roberto Álvarez Heredia, informó que policías estatales “abatieron a dos sicarios” en un enfrentamiento que también dejó dos uniformados heridos. La versión oficial indica que la refriega comenzó con una persecución en Chilpancingo cuando “un grupo de delincuentes” fue sorprendido por agentes estatales cuando circulaban en la capital del estado. En estos dos días, la confrontación que mantienen las bandas de Los Jefes (Rojos), y Los Ardillos en Chilpancingo ha dejado una estela de cuerpos humanos desmembrados y mantas donde se acusa al gobernador priista Héctor Antonio Astudillo Flores de brindar protección a una facción del narco. El funcionario estatal dijo que la persecución de los sicarios se extendió al pueblo vecino de Tixtla, donde se desató un enfrentamiento en diferentes calles de este lugar ubicado a 10 kilómetros de la capital de la entidad sobre la carretera federal Chilpancingo-Chilapa de Alvarez. Luego, el comunicado oficial afirma textual que “los delincuentes descendieron de una camioneta y buscaron esconderse en una vivienda donde fueron abatidos dos sicarios”. Además, agrega que el hecho “desató alarma entre la población tixtleca” y remata diciendo que autoridades ministeriales acudieron a la escena del doble crimen para realizar las diligencias correspondientes y deslindar responsabilidades. En respuesta, familiares de una de las víctimas reprocharon el hecho de que el gobierno de Astudillo Flores haya criminalizado a Eduardo Catarino Dircio sin tener certeza jurídica de lo ocurrido, mucho menos dictámenes periciales. También afirmaron que se trató de una ejecución extrajudicial porque el abogado no estaba armado y tampoco tuvo participación activa en el enfrentamiento entre sicarios y policías. Por ello, anunciaron acciones legales contra el gobierno de Héctor Antonio Astudillo para evitar que no quede impune el crimen de Catarino Dircio. Entonces el discurso del mandatario y el vocero del Grupo de Coordinación  Guerrero tienen que ser mesurados, ordenar  una “urgente” investigación, detener y castigar a los responsables. Así como el gobierno criminalizó de inmediato el asesinato de uno de los muertos, ahora la familia doliente tiene que ser más sensata y esperar los resultados que se supone ya están en curso y evitar que se polemice. No hay más, hubo elementos de la Fuerza Estatal y del Ejército mexicano en esta refriega de ayer por la tarde, inclusive hasta apoyo de un helicóptero que disparó también desde el  aire. Entonces el gobierno Astudillista está obligado a esclarecer los hechos, y no porque sea un tixtleco de excepción, sino porque es un hecho condenable de que un cuerpo de seguridad en lugar de ofrecer eso a los ciudadanos los abatan a balzos, cuando inclusive entran en una vivienda particular, que prácticamente la allanaron. También observando las fotos de la persona caída en un primer momento aparece con un rifle de asalto AK-47, y en una segunda ya no tiene el  fusil y al parecer ese aparece encima del cuerpo del ahora se sabe qué es un litigante y militante del partido MORENA. Es decir, los policías estatales, al primer muerto le quitaron su arma y se la  “prestaron” al segundo  que cayó muerto en el interior de su  casa. Ese montaje estuvo muy grotesco,  y lo peor a ojos de la misma familia, quienes ahora mismos están ofreciendo su testimonio de lo ocurrido en su propia casa de Tixtla. Ahora debe llegar una buena asesoría al mandatario estatal Astudillo Flores a fin de que no salga raspada su administración y se espera que en breve haya una investigación certera y evitar que se saque raja política de este crimen accidental, si se toma con sensatez. Hay que entender que en este intercambio de balazos, no es nada fácil para controlar una crisis, pero se supone que los cuerpos de seguridad de cualquier nivel que sea, hoy en día deben estar preparados para no cometer este tipo de yerros que ya están siendo condenados por la sociedad.…Atlacomultazo…En 88 años de estar gobernando el Partido Revolucionario Institucional (PRI), ningún candidato a gobernador, había podido ganar la histórica casilla electoral del distrito 13, sección 417, en la cabecera municipal de Atlacomulco, la tierra del presidente Enrique Peña Nieto, quien surgió de las filas del PRI, y cuna del grupo político del mismo nombre. En las ocho mesas directivas de casillas instaladas frente al palacio municipal de Atlacomulco, Moreno repuntó en los resultados de votación de los comicios celebrados este domingo 4. Según consta en los resultados de votación, los votos de la casilla básica y las seis continuas, instaladas en la escuela primaria “Rafael Favila” fueron: Casilla básica: PAN 22, PRI 148, PRD 72 y Morena 188. Casilla contigua 1: PAN 36, PRI 143, PRD 61 y Morena 211; casilla contigua 2: PAN 37, PRI 155, PRD 76 y Morena 175; casilla contigua 3: PAN 29, PRI 144, Morena 190 y PRD 81. Luego sigue la casilla contigua 4, donde PAN obtuvo 38 votos, PRI 174, PRD 76 y Morena 203; casilla contigua 5: PAN 29, PRI 171, PRD 64 y Morena 195; casilla contigua 6: PAN 34, PRI 122, PRD 79 y Morena 166, y finalmente la casilla contigua 7: PAN 37, PRI 124 , PRD 74 y Morena 193.Ante los resultados, cuatro observadoras del PRI enfrentaron a la representante del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) y, a gritos, denunciaron que supuestamente un observador de Morena había ayudado a trasladar la urna. Las cifras son históricas, ya que en esta casilla, la más importante en la tierra del llamado Grupo Atlacomulco, el PRI nunca había perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers