viernes, 2 de junio de 2017

PRINCIPAL PRIMERA PLANA

Gil:Cayó la desgracia,
hay policías inocentes

Javier Francisco Reyes.—Cayó la desgracia entre los policías de Zihuatanejo, de los 60, solo quedan presos en penales de alta seguridad 20 por delincuencia organizada y portación de armas de uso exclusivo del Ejército mexicano, un juez los vinculó a proceso, la esposa también policía y que ahora está hospitalizada por lesiones al caer de una patrulla afirmó que su marido es inocente de lo que se acusa.
El pasado martes 23 de mayo por la mañana elementos del Ejército mexicano y de la policía estatal, arrestaron a 60 uniformados de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública de Zihuatanejo.
Después de los días fueron siendo liberados al no
comprobarles el delito de delincuencia organizada, y comprobaron de que eran policías en activo, varios con muchos años de servicio.
“Mi esposo es inocente”, puntualizó la mujer policía del municipio de José Azueta (Zihuatanejo)  Lorena Gil Romero luego de que se enteró de que su cónyuge al igual que otros 19 elementos de esta corporación fueron vinculados a proceso por un juez federal en Acapulco por diversos delitos del fuero federal.
La mujer quien contesta las preguntas a través de mensajes por teléfono celular, cuenta que está internada en un hospital de Zihuatanejo ya que tras la detención de su esposo Florentino Peñaloza, tuvo una recaída derivado de una vieja lesión que tiene en la espalda que sufrió cuando se cayó de una patrulla durante un operativo hace aproximadamente dos años.
Recordó que su esposo tiene 15 años en la corporación, cuenta una trayectoria limpia y de ninguna manera está vinculado con la delincuencia organizada,  como ahora se le acusa, al tiempo que indicó “Mi esposo padece diabetes e hipertensión arterial”.
Reconoció la mujer policía Gil Romero que la única irregularidad que tiene en su expediente su marido es de que no aprobó los exámenes de control de confianza.
Sin embargo argumentó, que  la mayoría de los 245 elementos que integran esta corporación policiaca municipal en José Azueta, región de la Costa Grande, también han reprobado estas evaluaciones.
Igualmente admitió que ella y sus demás compañeros que siguen en las filas de la Policía Municipal de Zihuatanejo esperan que el alcalde perredista Gustavo García Bello cumpla con su promesa de lograr la liberación de los agentes que ayer miércoles fueron trasladados a bordo de un avión a Oaxaca y Tepic, Nayarit penales de máxima seguridad del país.
Según fuentes del gobierno, 17, fueron llevados al Centro Federal de Readaptación Social de Mihuatlán, Oaxaca, y tres al de Tepic, Nayarit.
Cuenta la situación de indefensión en que queda ella y sus cuatro hijos tras la detención de su esposo.
Añadió,  “Yo estoy enferma y mi esposo detenido”, pues es una desgracia, porque ahora se le acusa de algo que no ha tenido que ver con los delincuentes.
En el municipio de José Azueta, sus policías perciben un salario de 9 mil pesos mensuales, un seguro de vida de 300 mil pesos, pero carecen de otras prestaciones como el derecho a tener un crédito para una vivienda.
Felipe Morales, otro policía municipal, cuenta que el 20 de abril de este año el Ejército Mexicano llegó al cuartel y tras revisarles sus armas y la documentación de cada uno de ellos se les entregó credenciales a 55 elementos de 105 que ese día estaban de guardia en las instalaciones.
Y en cuanto a los otros 50 agentes se les daría al otro día porque ya no alcanzaba para imprimir todas las micas.
Contó que cuando el pasado 26 de abril, un grupo de hombres armados atacó al módulo de seguridad en Ixtapa-Zihuatanejo en donde murieron cuatro de sus compañeros que estaban desarmados un teniente del 75 Batallón de Infantería les autorizó que se armaran nuevamente.
Y es que ellos estaban desarmados porque no habían aprobado la prueba de control de confianza.
Señaló que por eso decidieron nuevamente portar armas, pero que eso fue uno de los motivos para que a muchos agentes los detuviera el Ejército acusándolos de portación de armas para uso exclusivo del Ejército y la Armada de México.
Tras el operativo que realizó el pasado martes 16 de mayo el Ejército Mexicano y la Policía Estatal en el cuartel de la policía municipal de Zihuatanejo que culminó con la detención de 55 agentes, pero que al otro día fueron liberados 35 por no comprobárseles delito alguno, elementos de la fuerza federal y estatal están a cargo de las tareas de seguridad en esta demarcación.
En Zihuatanejo, la disputa por la plaza por parte de los grupos delictivos de Sangre Nueva Guerrerense y Guardia Guerrerense, ha derivado en que haya una escalada de violencia en esta demarcación de la región de la Costa Grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers