miércoles, 7 de junio de 2017

SEGUNDA PRINCIPAL NOTA ROJA

Despide el gobierno estatal
otros 24 policías, suman 200
Javier Francisco Reyes.—Todavía no termina el proceso de reintalación y liquidación de 176 policías de la “Fuerza Estatal” tras ser despedidos, hoy se anunció dar de baja otros 24 uniformados de la misma corporación, lo que se acumulan del despido de 200 elementos.
Luego de que la semana pasada ordenar el gobernador del estado, el priista Héctor Antonio Astudillo Flores que se despidieran a los 176 policías que habían parado, supuestamente por que se rebelaron contra los altos mandos, sin embargo fue en demanda de mejores condiciones de trabajo.
La mañana de hoy martes se conoció que  otros 24 policías
estatales de la capital fueron despedidos, también por haber parado labores junto con los 176 despedidos.
Informaron efectivos del primer grupo que fue dado de baja, por haber parado labores, quienes también denunciaron que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) no los ha llamado para la segunda mesa de trabajo en la que se analizaría su situación laboral.
Alrededor de medio centenar de 50 policías despedidos acudió hoy miércoles a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para pedir al titular de ese organismo, Ramón Navarrete Magdaleno, que vuelva a ser intermediario entre el Estado y los agentes.
Cuando estaban esperando, uno de los despedidos y que pidió omisión de su identidad, afirmó que los 176 policías están demandando indemnización conforme a derecho, pero también confirmó que ya dieron de baja a otros 24, por lo que yacen un total de 200 los despedidos.
Los uniformados en protesta, indicaron que están exigiendo al gobierno estatal una indemnización por su trabajo y no un finiquito, debido a que hay efectivos con lesiones derivadas de las operaciones de seguridad y que ahora enfrentan problemas de salud.
Sobre el movimiento, informó que cada día se suman más policías y personal de Secretaría de Seguridad Pública, ya que los directivos de las dependencias continúan despidiendo a los empleados.
También confirmaron los manifestantes, que hasta este día miércoles, a ninguno de ellos de los ya 200 despedidos se les ha notificado su baja de manera formal, ya que todo ha sido de forma verbal.
Los policías cesados, responsabilizaron al gobernador del estado, el priista Héctor Antonio Astudillo Flores y al secretario de seguridad pública, Pedro Almazán Cervantes, de la escalada de violencia en Chilpancingo y de estar despidiendo a uniformados.
Ante la falta de acuerdos entre el gobierno estatal y efectivos que pudieran regresar a las calles a ofrecer seguridad, “le están dando largas a las demandas y peticiones”, concluyeron los afectados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers