viernes, 7 de julio de 2017

ARTÍCULO

Renacimiento mexicano
César González Guerrero
En nombre de la Familia González Guerrero, González Arcos y mío propio, expreso nuestras más sentidas condolencias a la Familia Guerrero Barreto de Copala, Gro., con motivo del sensible fallecimiento de la señora Solfina Guerrero Barreto el pasado día 16 de Junio del 2017.
En esta ocasión deseo compartir con mis Estimad@s lector@s algunos comentarios, con motivo de la invitación que me hicieran para participar como Comentarista en la presentación del Libro que lleva por título precisamente, Renacimiento Mexicano este día miércoles 28 de junio del 2017 en el Museo Regional de Guerrero, ubicado en la Plaza Cívica Primer Congreso de Anáhuac de la ciudad Capital de Chilpancingo.
Me da mucho gusto compartir esta presentación con destacadas profesionales
como lo son Karen Castrejón Trujillo, Secretaria de la SEMAREN y mi amigo el Maestro Juan Muñoz Caballero.
Deseo expresar mi especial reconocimiento a quienes se atreven a escribir pero más, a quienes se atreven a escribir un libro.
Como decía mi madre “no es muy fácil”. Felicidades a mi apreciable tocayo Cesar Daniel González Madruga y Witzilin Adriana Morales Ortiz, autores de esta importante obra El Renacimiento Mexicano. Bienvenidos a Guerrero.
Aunque puede ser polémico, y en esta ocasión esa no es la idea, desde hace mucho tiempo hemos escuchado un dicho muy popular que se atribuye a varios personajes, como por ejemplo a un relato profético del Islam  que dice: en la vida el hombre, genéricamente hablando, debe hacer tres cosas: sembrar un árbol, procrear un hijo y escribir un libro.
Algunos más, atribuyen esta frase al cubano literario modernista, periodista, filosofo, político y poeta José Martí que expreso en su tiempo, entre muchas otras frases la siguiente: “el único autógrafo digno de un hombre es el que deja un escrito con sus obras”.
Y considero que eso es una gran verdad, escribir un libro debería ser una obligación para todos los individuos ya que cada uno de nosotros tiene su propia historia, visión, experiencia, etc, y a lo largo de la historia de las sociedades se ha demostrado que eso  ha contribuido a su desarrollo.
Pero en fin habrá otro espacio para tratar este asunto.
Agradezco la oportunidad que me ha otorgado mi estimado amigo Gilberto Garza Grimaldo y a mi entrañable amiga Magdalena Vázquez Fierro, Directora del Instituto de estudios Parlamentarios “Eduardo Neri” del Honorable Congreso del Estado, para participar en esta Presentación.
Cuando uno presenta a un amigo es porque, bien o mal, lo conoce; cuando se hace la presentación de un niño ante la iglesia es porque le desea lo mejor; cuando uno se presenta solo regularmente destaca lo bueno. Pero cuando se presenta un Libro como es este caso, no podemos solo decir las características del documento, se debe decir creo yo, la importancia del mensaje y el beneficio que nos ofrece su lectura, más por el tema y el contexto social en el cual se presenta. Y considero que esta importante obra está en frecuencia.
El Renacimiento Mexicano sin duda, aparte de que ahora es un libro, nos muestra una realidad que todos vivimos y enfrentamos tratando de superar obstáculos ancestrales, encontramos aspectos políticos, económicos y sociales; temas de relevancia histórica, biológicos, físicos, culturales, educativos, tecnológicos, artísticos, filosóficos. Para mí es un documento que puede servir como referencia en cualquier situación que se presente en la vida cotidiana.
Solo por mencionar algo que a mí me llama la atención es el sentido plural de la obra, que si bien puede que los autores tengan una ideología, también es verdad que se observa el respeto a esa pluralidad que actualmente se vive, con sus respectivas variaciones, en el mundo, en México y Guerrero.
Y es que desde mi punto de vista el respeto a la pluralidad es fundamental para una convivencia armónica y lograr un pleno desarrollo equitativo. Por supuesto que es una buena aportación literaria para la juventud estudiosa de Guerrero, que motiva, impulsa y fortalece la conciencia de quienes tenemos el compromiso con nuestra tierra. Es una obra, como muchas otras que ya existen, que todos debemos conocer para coadyuvar a alcanzar la coexistencia pacífica. 
El Libro Renacimiento Mexicano es para mí una gran aportación, muy importante, a favor de la paz que anhelamos en Guerrero, México y el Mundo. Espero que así sea.
Las opiniones ya vertidas, en su momento, y que leemos en el prólogo de Alejandro Solalinde, en la introducción que hace Antonio Velasco Piña, y desde luego por Juan Ramón de la Fuente, Luis Eduardo Aute, Luis Raúl González Pérez, Carlos Santana, Esther del Rio Serrano, Santiago Pando, Paulina Sodi y Alberto Ruz Buenfil, por supuesto que resumen en gran parte de la importancia del libro.
A mí en lo en lo personal me gusta el contenido del libro, y por ello coincido con la opinión de Santiago Pando porque su lenguaje es similar al de los guerrerenses: “el México renacentista es el que comprende que se puede ser chingon sin chingar a nadie”.
Su servidor Cesar González felicita a Adriana Morales.
Su servidor Cesar González Guerrero felicita a mi tocayo, joven talentoso, Cesar González Madruga. No cabe duda, el tiempo de los Cesares no termina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers