jueves, 13 de julio de 2017

Hasta que se le prendió  “el foco”, al presidente municipal priista, Marco Antonio Leyva Mena y su recomendado director de la CAPACH, Juan Antonio Ramírez Valle, decidieron resolver los taponamientos del drenaje de la avenida Insurgentes esquina con la calle Roberto Nájera cambiando la tubería que por muchas semanas despedía mierda, afectando a la ciudadanía capitalina, sin embargo después de las 13 horas la maquinaria y el personal brilló por su ausencia, dejando los trabajos en abandono, por ende sigue corriendo las agua negras y tapada la hoya. (Foto: Teodomiro Ortega de la Cruz).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers