jueves, 13 de julio de 2017

NOTA

Estancado 4 años el
proceso contra Gonzalo
El proceso penal en contra del promotor de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Gonzalo Molina González, sigue estancado a más de cuatro años en la etapa del desahogo de pruebas, manifestó su abogado defensor, Hegel Mariano Ramírez.
El día de hoy  jueves debieron presentarse al Juzgado de Distrito con sede en Chilpancingo, para un careo con el acusado, la ahora diputada loca, Erika Alcaraz Sosa, quien fungía en 2013 como regidora del Ayuntamiento de Tixtla, y Edilberto Vega Cantor, quien era secretario
general.
El abogado defensor expuso que es de suma importancia que los denunciantes, quienes formaban parte de la administración municipal, cuando se dio la confrontación entre miembros de la CRAC con elementos de la Policía Municipal, acudan a carearse con Gonzalo Molina, para agilizar el proceso.
“Nos interesa que vengan, con la finalidad de que se desvanezcan todos los elementos incriminatorios en contra de Gonzalo y al mismo tiempo pues aporten elementos que tienen que ver con la relación que había entre el cabildo municipal y la CRAC, sobre todo porque la actual diputada participó en mesas de diálogo después de estos hechos”, dijo.
En estas reuniones, los miembros del cabildo, se comprometieron a portar pruebas para que Gonzalo recuperar su libertad y a fin de que se suspendieran también las órdenes de aprehensión en contra de los demás integrantes de la Policía Comunitaria.
Hegel Mariano, consideró que sobre todo ahora, con su embestidura de diputada local, debería comparecer de manera voluntaria, para facilitar el desahogo de pruebas en lugar de complicarlos “de lo contrario nos mete en una dinámica nueva, de seguir otro procedimiento para hacerla comparecer.
Gonzalo Molina González, detenido en noviembre de 2013, enfrenta cargos por Terrorismo, Lesiones, Privación de la Libertad y Robo Específico, además de otros dos procesos, ante el Juzgado Séptimo, por Terrorismo, portación de armas de uso exclusivo del Ejército; otro ante el Juzgado de Tlapa, por Secuestro Agravado.
Desde 2013, cuando le fue dictado el auto de formal prisión, el caso se encuentra estancado en la etapa de desahogo de pruebas, que no se ha culminado, por la dificultad para localizar a los acusantes y la falta de colaboración de otros, como los anteriormente mencionados.
Otras situaciones que han entorpecido el avance del proceso, fue su reclusión en los Ceresos federales de Oaxaca, y posteriormente en Atmoloya, durante dos años, así como la falta de solvencia económica de la familia de Gonzalo Molina para el ofrecimiento de pruebas y acceder a otros documentales.
Atribuyó también el retraso, en la falta de eficacia de los juzgados del Poder Judicial sobre la pronta localización y eficaz comparecencia de las personas que declararon en contra de Gonzalo.(API).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers