martes, 24 de abril de 2018

COLUMNA

ASESORÍA LEGAL
Julio César Zamudio
RACISMO
Les pido disculpas estimados lectores porque yo si me declaro racista, detesto al pelos de muñeca vieja de Donald Trump, a nadie más, solo a ese desgraciado, solo sobre el soy racista, cuando he tenido la oportunidad de escribir para medios internacionales si algo me gusta es poner en alto el nombre de nuestro país, hablo de mi gente mexicana, de los trabajadores que son para medios informativos internacionales, el racismo es una actitud discriminatoria que consiste en considerar que las personas que tienen unos determinados rasgos físicos, como por ejemplo el color de la piel blan
ca, creen que por eso son superiores, intelectuales y sociales, ejemplo de ello, los gringos se creen superiores a todo el resto del mundo, de igual manera los españoles, estos últimos se creen los descubridores del mundo, por la errónea creencia que fue Cristóbal Colon el que descubrió América y no fue así, el no descubrió nada, América ya existía y Colon fue recibido a flechazos cuando tocó tierras mexicanas,  la verdad es otra y la hablare en otro tema y en otra ocasión, la discriminación racial y étnica ocurre a diario a la vez que impide el progreso de millones de personas, el racismo y la intolerancia destruyen vidas y comunidades por medio de sus diversas manifestaciones, desde privar a las personas de los principios fundamentales de igualdad y no discriminación, hasta propiciar el odio étnico que puede conducir al genocidio tal como paso al sur de california, las Naciones Unidas se ha ocupado de este problema desde su fundación y la prohibición de la discriminación racial está consagrada en todos los instrumentos principales de Derechos Humanos, sin embargo, no se respeta, la prohibición de la discriminación racial establece obligaciones para los Estados y les encomienda la tarea de erradicar la discriminación del ámbito público y privado, cuando las personas se creen superiores por diferencias de cultura, religión, educación, etcétera, esto quiere decir que los parámetros que se toman para discriminar dependen de la persona que los toma y lo peor es que se dan por válidos, muchos se dejan ir por que se creen más que los demás o por el país en el que viven, yo agradezco al presidente venezolano de habernos defendido de las agresiones del magnate estúpido y loco millonario Donald Trump el cual nos calificó de lo peor en general, ya que nuestro presidente no tuvo el valor para regresarle sus palabras en su momento al magnate de bienes raíces, lo tuvo que hacer en su momento cuando era Secretario de Gobernación Osorio Chong y eso, las palabras fueron diplomáticas no directas, a poco nosotros andamos diciendo que los gringos son unos mariguanos que consumen mucha hierba verde, que se prestan a las esposas, que les gusta tener sexo no de dos sino de tres personas, que son unos degenerados, unos racistas, homosexuales y asesinos de inmigrantes, todo eso es cierto, pero, a nosotros que nos importa, no se vale sobresalir hablando mal de los demás y menos cuando se va a buscar una candidatura para puesto de elección popular,  porque como la mayoría de los estadounidenses no nos quieren le dieron crédito a sus palabras y llevar ventaja electoralmente al pelos de muñeca vieja de Trump cuando jugó la presidencia, no se vale, es donde entra las palabras de porque si no juzgas un libro de su portada ¿Por qué si a una persona?, aquí no hay que juzgar a los demás por su cultura, acuérdense que nuestra verdadera nacionalidad es la humanidad, no hay que fijarse en el color de piel, sino en el de los sentimientos, la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro, no hay que permitir que una persona experimente la opresión a otra, todos merecen mucho respeto, sea quien sea, no porque en el trabajo tenga un trabajo inferior se le va a tratar mal, por supuesto que no, el racismo es una insidiosa enfermedad moral y social que afecta a personas y poblaciones alrededor del mundo, es diagnosticada por la catalogación de sus diversos síntomas y manifestaciones, los cuales incluyen miedo, intolerancia, separación, segregación, discriminación y odio, aunque todos estos síntomas de racismo pueden manifestarse, la única causa subyacente del prejuicio racial es la ignorancia, históricamente, una raza es definida como una población con características biológicas distinguibles. No debe haber discriminación sobre nadie, la religión católica por medio de sus representantes dicen que ante los ojos de Dios los gay y las lesbianas no deberían unir sus vidas, ahora resulta que los curas y los representantes de ciertas iglesias incluyendo la católica piensan y hablan por Dios y opinan por él, el tema es discriminatorio, se debe respetar la decisión de cada persona, la iglesia no tiene por qué opinar asuntos completamente delicados y discriminatorios, se supone que están para hacer que la gente haga el bien, no para dividirlos más de lo que ya están, las personas que sufren de racismo responden de diversas maneras, algunas comunidades internalizan los valores del sistema que los oprime, parece que los tiempos no han cambiado para nada, el racismo se da más en Estados Unidos que en otros países, al igual que en Argentina, sin embargo, cabe decir que en este país también se practica el racismo, en primer lugar se ubica la Ciudad de México, sus habitantes no quieren a los que llegan de otros Estados del país. La discriminación acentúa de manera arbitraria determinadas diferencias entre personas y grupos, es decir, genera un tratamiento desfavorable hacia las personas por razón de su origen étnico, color de piel, género, idioma, religión, nacionalidad, clase social, opinión política u orientación social, todo lo cual es señal de discriminación, el racismo y la discriminación engendran conflictos graves y destruyen la libertad y la prosperidad de toda la comunidad, crean rencor entre los pueblos y causan gran sufrimiento y hasta muertes, la existencia de tensiones raciales impide que haya una sociedad abierta y libre y daña tanto a sus víctimas como a quienes discriminan y a toda la comunidad, la discriminación no nada más es moralmente inaceptable, sino que también es científicamente falsa, ya que está comprobado que no existe justificación biológica o fisiológica para dar un tratamiento desigual hacia las personas, el racismo es un mal social muy arraigado, recuerden que, la tolerancia es una virtud. En nuestro país la discriminación es invisibilizada, nuestro gobierno hace nación mediante la homogeneidad (relativo a un mismo género), los diferentes están obligados a perder su identidad, en el sector salud ocurren graves casos de diferenciación, pero no existen sanciones para los autores, esto queda en impunidad, el carácter racista de la sociedad mexicana es un fenómeno incuestionable, esto es desde hace muchísimo tiempo, aquí, hay que reconocerlo, México es una sociedad mestiza, donde “todos somos iguales”. Tan solo usted entra a un restaurante de la cadena VIPS o alguna otra similar y a los blancos se les da la preferencia y reverencia, a los morenos no, otro rasgo singular de este fenómeno a nivel local es que, a diferencia de naciones donde la división racial es muy clara, en nuestro país las posibilidades de combinación son enormes, lo que da lugar a un juego de apariencias en donde una misma persona puede ser discriminada en cierto ámbito, pero privilegiada en otro, en un contexto, eres el güero del grupo, en otro el más moreno y en uno distinto eres igual que los demás, hay a quienes se le desprecian por su físico, hay quienes insultan a otros por su color de piel, pero también es bueno mencionar que hay personas que están a disgusto con su tono de piel, las autoridades mexicanas deben aceptar que en este país no se respetan entre sí, que hay racismo, para desmontar las estructuras del racismo, haría falta poner en marcha programas de educación intercultural y diseñar una nueva política de medios que no solo exalte el modelo occidental de la belleza, pero, sobre todo, es necesario e importante hablar sobre el tema, es muy importante tomar como premisa de desarrollo la eliminación sistemática de todo aquello que durante 500 años ha venido obstaculizando nuestra integración como nación, los indios, también mal llamados indígenas, lo son por circunstancias fortuitas, la ignorancia del supuesto “descubridor de América”, esto hizo que a todos los habitantes de estas tierras se nos identificara como nativos de las tierras indias orientales, error que nunca se corrigió, sería de muy buena recepción social que desde el Gobierno se detonara la extirpación de esos términos, como identificación de razas o pueblos inferiores, TODOS SOMOS MEXICANOS y por lo mismo merecemos el mismo trato y oportunidades de desarrollo, por otra parte es de suma gravedad ver que ni LOS INDIOS, ni LOS PRIETOS y MORENOS MEXICANOS, con nuestro arquetipo de raza nueva, no somos parte de los modelos que se utilizan en la televisión abierta, todos somos iguales, las mismas oportunidades no las hay, y sabemos que eso pasa, e incluso, dentro de los mismos productores de televisión son racistas, solo mencionare a uno de ellos, EUGENIO DERBEZ. Muchos políticos no saben ni con que se come todo lo que acabo de decir, solo están ahí porque son manipuladores y líderes de algún partido político y lo único que les interesa es el poder, pero jamás han hecho programas contra el racismo, se necesita ser líder de opinión o intelectuales y ser gobernante a la vez para que esto suceda, sin embargo, también ahí la situación está completamente dividida. No deje de escribir y solicite su asesoría gratuita al correo: juridicoservicom@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers