jueves, 9 de agosto de 2018

FOTO PRINCIPAL

En lugar de detener la emigración, representantes de los tres niveles de gobierno, el pasado 7 de agosto en Chilapa de Alvarez, con un “evento oficial” con cinismo y sin vergüenza despidieron a 211 familias campesinas indigenas que se fueron a otras entidades a buscar trabajo, porque el gobierno del priista Héctor Antonio Astudillo Flores, no aplica políticas públicas para el campo para arraigar a los campesinos en sus comunidades de origen. (Leer PoliCrónica).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers