lunes, 10 de junio de 2019

SEGUNDA PRINCIPAL DE PRIMERA PLANA

Despiden con tristeza y lágrimas al
padre Arturo del Santuario Mártires
Domingo Francisco Reyes.—Entre tristeza, lágrimas y aplausos de reconocimiento, los feligreses despidieron ayer domingo al sacerdote jalisciense, José Arturo López Cornejo, quien después de la eucaristía les pidió “No quiero que hagan nada ya que si hacen algo a mi me castigan o me suspenden”, tras el cuestionamiento de los católicos al obispo Salvador Rangel Mendoza, por el cambio al que consideran injusto y hasta de castigo, luego de 5 años y 8 meses de trabajo pastoral.
Alrededor de las  18:00 horas y después de celebrar la misa dominical, abrió un paréntes
is para informarles a los feligreses asistentes que asisten al Santuario Mártires que ya tenía la notificación de cambio de parroquia de parte del obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa de Alvarez, Salvador Rangel Mendoza.
A partir de hoy lunes comenzaría la entrega recepción, ya que el 30 de junio se hará cargo de la parroquia de la comunidad de Acatlán, distante a 15 minutos de la cabecera municipal de Chilapa de Alvarez, montaña baja y de Chilpancingo  a una hora y quince minutos.
Ya me dieron la orden de que yo me vaya desde el 30 de junio esteré recibiendo la Iglesia de aquel lugar, llegaré a arreglar donde voy a dormir, y después ir viendo de las cosas que faltan en este lugar, a mí me gusta trabajar y ahora trataré de hacer lo mismo que hice en coordinación con personas que apoyaron para hacer esta obra del Santuario de los Mártires de Chilpancingo, capital de Guerrero.
El presbítero también les informó a los presentes que el día de hoy lunes 10 de junio estarán haciendo entrega recepción y que dejara todo en orden, ya que en las obras que se hicieron en este lugar fueron, dos cisternas, un comedor, baños que no se cobran a nadie, oficina, una Virgen grande labrada en piedra de cantera, entre otras construcciones, unas están todavía en mano negra.
Además, les recomendó a los asistentes que no se pusieran tristes ya que no está muerto, estará a una de distancia de una hora con 15 minutos de Chilpancingo y de Chilpa de Álvarez tiene unos 15 minutos a este pueblo.
Le brindaron muchos aplausos y varias personas se les rodaron las de cocodrilo, mucha gente lo aprecia, ya que cada ocho días los domingos llenaba el Santuario de los Mártires, yo no los llamo con campana ustedes vienen por su voluntad. 
Algunos feligreses plantearon solicitar incluso al Vaticano para que no lo cambiaran, a lo que contestó el  padre José Arturo López Cornejo, “No quiero que hagan nada ya que si hacen algo a mí me castigan o me suspenden”, añadió, “los padres deben de ser obedientes de lo que diga el Obispo”.
No faltaron los cuestionamientos de los indignados feligreses hacia el obispo Salvador Rangel Mendoza, por tomar esta decisión injusta y hasta como de castigo de cambiarlo a otro lugar al padre José Arturo, reiteraban “nosotros lo estimamos y lo queremos”.
Luego sentenciaron los católicos, el sacerdote que llegue al Santuario de los Mártires, ya no será igual,  ya nos habíamos acostumbrado con este padre ya que tenía 5 años 8 meses trabajando para mejorar las instalaciones, entre las que ya están completamente terminadas son los lugares en donde podrán estar los presbíteros retirados o en retiro de la actividad.     
El sacerdote les informó a los creyentes que asistieron a las últimas misas que celebró ayer domingo, de que dejaba en orden el Santuario de los Mártires, con el pago del impuesto predial, a las personas que lo ayudaban, sin cuentas pendientes sobre la construcción, y que la escritura del terreno está a nombre de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa de Alvarez.
Por último comentó que espera que el padre que llegue continúe realizando la obra que queda pendiente para construir, y quien lo sustituirá  vendrá  de Tlacotepec, y desde hoy el Santuario queda cerrada hasta nuevo aviso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realice su comentario.

Followers